Durante el verano, a pesar de que los días son más largos y hay mayor presencia de sol, seguimos sin exponemos a esta fuente de vitamina D de manera adecuada, ya sea por miedo a los rayos UV, el uso de bloqueadores solares o por pasar la mayor parte del tiempo en la casa u oficina. Si salimos de vacaciones, por ejemplo, a la playa, la exposición suele ser por pocos días. Por lo cual una alternativa para mantener niveles óptimos de vitamina D y así prevenir diversas enfermedades es la toma de suplementos.

“Está comprobado a través de diversos estudios médicos, que los niveles adecuados de vitamina D en el organismo ayudan a prevenir osteoporosis, enfermedades respiratorias, infecciones, hipertensión, depresión, diabetes mellitus tipo 2, autismo, miomas y algunos cánceres como el de mama o colorrectal”, señaló el Dr. Jorge Yamamoto, médico endocrinólogo.

Para adquirir vitamina D hay tres opciones. La primera es exponerse de manera directa y preferentemente todos los días, a los rayos ultravioleta (UV) sin protector solar en brazos y piernas, entre las 10:00 y las 15:00 hrs. por un periodo de hasta 40 minutos, esto dependerá del tipo de piel[1]. Desde luego, el tiempo de exposición se reduce si vivimos en algunas ciudades por ejemplo de Sonora, Baja California, Chihuahua, Yucatán, Quintana Roo, Nayarit o Guerrero, donde encontramos temperaturas más elevadas.

La segunda es a través de la ingesta de alimentos ricos en vitamina D, como salmón, atún, yema de huevo; pero su aportación es mínima, ya que se deberían comer grandes porciones de estos alimentos para alcanzar niveles óptimos.

Y la tercera, es mediante la suplementación; la cual debe realizarse bajo la supervisión de un médico, para definir el esquema adecuado para cada persona. El profesional de salud deberá solicitar un estudio clínico llamado 25-hidroxivitamina D, además de tomar en cuenta edad, sexo, peso y estado físico, y así determinar el plan adecuado para estos suplementos.

“Los suplementos que son de toma mensual son seguros y por mucho, la forma más rápida de llegar a niveles óptimos de vitamina D para, ante todo, prevenir diversas enfermedades y mantener una salud integral”

Dr. Jorge Yamamoto, médico endocrinólogo.

La vitamina vitamina D es una hormona esencial para el funcionamiento adecuado del organismo. Regula cerca de 3% del genoma humano y está relacionada con las funciones hormonales del cuerpo. La principal función de la vitamina D es mantener sanos los huesos, sin embargo, expertos han coincidido en que la vitamina D tiene características necesarias para mantener nuestro sistema inmunológico, llevar un embarazo saludable, así como prevenir o coadyuvar en el tratamiento de diversas enfermedades.

Fuentes:

  1. Holick, M.F. High prevalence of vitamin D inadequacy and implications for health. Mayo Clin Proc. 2006; 81(3): 353-373.
  2.  Instituto Nacional de Salud Pública, Concentraciones séricas de vitamina D en niños, adolescentes y adultos mexicanos. Resultados de la ENSANUT 2006. P 12. Primera edición, 2011. ISBN 978-607-511-017-2

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.