Etiquetas:
Publicado el 28/12/2017
Categoría: Salud

Así lo anticipó la revista “New Scientist” con un borrador que aún no tiene una definición concreta; para la OMS este nuevo trastorno mental será calificado como tal cuando ocasione un deterioro o daño significativo en el ámbito social, personal o familiar.

 

La Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-11) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se va a actualizar este 2018 después de 28 años sin cambios, y lo hace con una gran novedad, ya que ha reconocido que el abuso con los videojuegos es un trastorno mental, por lo que esta conducta pasa a englobarse dentro de este grupo.

 

Como patología estará asociado a tres condiciones negativas: la primera está relacionada con la imposibilidad de controlar la frecuencia, duración, intensidad y contexto en el que se juega. La segunda, se refiere a la prioridad que se le da al videojuego frente a otras actividades vitales y la tercera, apunta a la posibilidad de que haya un aumento de esas conductas, a pesar de que las consecuencias negativas sean evidentes.

Vladimir Poznyak, responsable del Departamento de salud mental y abuso de sustancias de la OMS, recalcó la importancia de que los especialistas descubran estos trastornos, “los profesionales de la salud deben reconocer que los trastornos del juego pueden tener graves consecuencias para la salud”, dijo.

Recalcó el profesional que el comportamiento del juego y otras características del trastorno por videojuegos son normalmente evidentes durante un período de al menos 12 meses para que se asigne un calificación, “aunque la duración requerida puede acortarse si se cumplen todos los requisitos de diagnóstico y los síntomas son graves”, enfatizó.

 

A partir del 2018, la Organización Mundial de la Salud (OMS), incluirá en su próxima edición sobre Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-11), la adicción a los videojuegos como una enfermedad mental.