Troy Kotsur hizo historia este domingo 27 de marzo del 2022 en la gala de los premios Oscar tras ganar la estatuilla como mejor actor de reparto por su papel en ‘CODA’. Se lo dio, muy emocionada, la actriz de ‘Minari’ Youn Yuh-jung, que dejó caer quién era el ganador antes de pronunciar su nombre. Con esta victoria, Troy Kotsur se convirtió en el primer intérprete varón sordo en ganar un Oscar. El actor hace en este ‘remake’ de la cinta francesa al padre, también sordo, de la protagonista adolescente, la única persona de la familia en no ser sorda.

Trailer CODA.

Sin embargo, Troy Kotsur no es el primer intérprete sordo en ganar el Oscar. Su compañera de reparto en CODA, Marlee Matlin, se llevó el Oscar en 1987 por la película ‘Hijos de un dios menor’, donde interpretó a una conserje sorda que tiene un romance con un profesor de logopedia al que interpretó William Hurt.

Este premio fue uno de los momentos más emocionantes de la gala. Youn Yuh-jung, Oscar a la Mejor Actriz de Reparto en 2o21 por Minari, fue la encargada de entregarle el galardón y de que destacara con respecto al resto de momentos de la gala. Emocionada, quiso tener un gesto con Kotsur antes de leer su nombre, signando una felicitación. Al subir, mucho antes de empezar con su brevísimo discurso, los gestos de Kotsur fueron más elocuentes que cualquier palabra. «Es increible. No puedo crear que esté aquí. Gracias por reconocer mi trabajo. Es extraordinario que nuestra película haya llegado a todo el mundo», dijo Kotsur. El actor, visiblemente emocionado, ofreció un discurso apresurado, lleno de perlas. De un divertido «hola, pescadores, no os olvidéis de comer vuestras espinacas del mundo» a un emotivo recuerdo a su padre. «Mi padre era el mejor signador de nuestra familia. Se quedó paralizado de la nuca para abajo y ya no pudo seguir expresándose. Aprendí tanto de ti. Tú eres mi héroe. Aprendí tanto de ti», dijo.

El Oscar a Kotsur es un galardón que va más allá de la representación. Es innegable que el papel que interpreta Troy Kotsur en CODA no estaba interpretado por un actor sordomudo en la película en la que se inspira La familia Bélier. Francois Damiens no era sordo y Kotsur, sí, y su representación no tiene nada que envidiar a la de Damiens. Pero es que, además, el lenguaje de signos que incorpora Kostur es, además de muy divertido (la salacidad en este caso está bien entendida), es muy creativo. Pero es que, como cualquier buen actor que se precie, cuando puede sustituir la palabra (léase: el lenguaje de signos) por una emoción, Kostur lo sustituye por una emoción, por un gesto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.