Es poco probable que hayas escuchado de la resistencia antimicrobiana, pero a lo largo de este texto resolveremos tus dudas sobre este importante fenómeno que está cambiando el panorama de la atención de la salud en el mundo. El Reporte de Higiene y Salud 2020-2021 realizado cada dos años en quince de los países en los que Essity, empresa líder en higiene y salud que rompe barreras por el bienestar, tiene presencia, destaca que México, China e India son los países más preocupados por la resistencia antimicrobiana, lo que significa un nuevo reto al que actualmente nos enfrentamos en materia de salud pública global.

Por esta razón, te vamos a explicar qué es, dónde es más probable que surja y cómo prevenirla. Si eres de las personas que se automedican y el lavado de manos te parece un hábito que puedes reemplazar o saltarte en el día, esta información es para ti.

¿Qué es la resistencia antimicrobiana y por qué es importante?

La resistencia antimicrobiana es uno de los problemas sanitarios más apremiantes a nivel mundial que existen en la actualidad, debido a las consecuencias que este fenómeno conlleva. Por ejemplo, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), estima que a menos que se tomen medidas, el volumen de muertes causadas por bacterias resistentes podría aumentar a 10 millones de vidas cada año para 2050, con un coste acumulado para la producción económica mundial de 100 billones de dólares.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la resistencia a los antimicrobianos es el fenómeno consecuencia de la capacidad de ciertos microorganismos, tales como bacterias y virus, de neutralizar el efecto de los medicamentos, como los antibióticos. Ésta surge por la mutación del microorganismo o por la adquisición del gen de resistencia.

Más del 70% de las bacterias que causan infecciones relacionadas con la atención médica son resistentes a por lo menos uno de los fármacos más comúnmente utilizados para tratarlas. Dichas enfermedades están estrechamente vinculadas a la resistencia antimicrobiana y a menudo son causadas por un mayor riesgo de cepas resistentes de bacterias encontradas en el organismo.

Focos rojos: ¿dónde hay que poner especial atención?

Escuelas: Dado que el sistema inmune de los niños no está plenamente desarrollado y la exposición a las infecciones es parte de su proceso de desarrollo, juntar a niños pequeños en un espacio reducido es sinónimo de propagar enfermedades. Si bien algunas son inevitables, contar con mejores estándares de higiene en preescolares y escuelas impacta positivamente para disminuir las ausencias por salud.

Hospitales: La resistencia antimicrobiana pone en riesgo de complicación las enfermedades que, eventualmente, podrían derivar en la muerte. En un escenario menos negativo, las infecciones debidas a bacterias multirresistentes adquiridas en el hospital hacen que se prolongue la estancia del paciente. Estimaciones del Instituto de Salud Global de Barcelona establecieron en 2017 que solo en Estados Unidos y Europa, más de 50.000 personas mueren al año por esta causa.

Asimismo, se ha modelado el impacto económico de la resistencia contra los antimicrobianos en un escenario de continuo incremento de la resistencia hacia el año 2050, estimándose la ocurrencia de diez millones de muertes anuales

La buena noticia es que hasta un 70% de las infecciones relacionadas con la atención médica pueden prevenirse, y la manera más efectiva y rentable es mejorar las normas tanto de sanitización en los hospitales, como de higiene de manos entre los trabajadores de la salud. También usando productos enfocados en el cuidado avanzado y profesional de heridas como las cintas adhesivas de Leukoplast® o el uso de apósitos Cutimed® que utilizan un enfoque innovador para reducir la carga biológica en éstas, lo que puede ayudar a reducir el uso excesivo de antibióticos.

¿Cómo prevenir la resistencia antimicrobiana?

Existen varias soluciones para contribuir a disminuir este problema: la primera y más importante es prevenir infecciones lavándose las manos regularmente y teniendo prácticas higiénicas en la vida diaria.

También es importe evitar siempre la automedicación, no pedir antibióticos a médicos cuando no es necesario y seguir al pie de la letra las instrucciones de los tratamientos recetados. Si bien los antibióticos son uno de los logros más grandes de la humanidad, las personas deben mantener prácticas responsables alrededor de los tratamientos para que este logro se mantenga en el tiempo.

“Sin lugar a duda, la resistencia antimicrobiana es la mayor amenaza mundial para los sistemas de salud pública. Essity, consciente de esto, ha expandido su acuerdo de colaboración con la Organización de las Naciones Unidas al unirse a un grupo de expertos de distintos sectores en la lucha contra este fenómeno, con el propósito de acelerar el cambio y generar un mayor impacto. Además, a través de nuestros productos, trabajamos día a día para que las personas se sientan más protegidas y cuenten con productos confiables que les brinden seguridad”, señaló Eduardo Vilchis, director Comercial de Soluciones Médicas.

Sobre El Autor

Somos el principal blog relacionado con el tema de la discapacidad en México. Nuestro equipo está formado por un grupo de especialistas en temas sociales y médicos; además de periodistas, técnicos especializados en ayudas, terapias, críticos de arte, así como, especialistas en accesibilidad. También, a través de este sitio informamos acerca de notas que incluyen invitaciones a nuestros lectores a participar en cursos, talleres o exposiciones del empleo accesible y otros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.