La gente usa sillas de ruedas por diversos motivos. Las sillas de ruedas otorgan libertad de movimiento, como un auto o una bicicleta. Si vas a interactuar por primera vez con alguien que usa una silla de ruedas, puede ser difícil saber comportarse. No querrás ofenderlo accidentalmente, pero al mismo tiempo, querrás ser solícito y comprensivo. Lo más importante es recordar que la gente en sillas de ruedas no es distinta de ti.

«No me importa la silla o cualquier otra cosa. Solo sé que eres increíble y quiero que todos sepan que estoy contigo».

  • Las malas frases para ligar no funcionan: Las mujeres y los hombres que están en silla de ruedas preferiríamos que te acercaras utilizando las mismas frases “malas” para ligar que le dirías a una persona que no está en silla de ruedas. Definitivamente, no pruebes frases como “¿Me puedes llevar?” o “Si bebes, no conduzcas.” De verdad, no es una buena idea. Acercarse a una persona y decirle:

¡Hola preciosa!, ¡Hola guapo!… puede que sea cursi, pero al menos le va a sacar una sonrisa

  • Si estás sorprendido por mi silla de ruedas, por favor responde con tacto: Es totalmente comprensible sorprenderse, pero es mejor mostrarse respetuoso o explicar lo que piensas. Responder con un “¿No deberías salir con alguien que esté también en silla de ruedas?” no solo es hiriente, sino que también es signo de ignorancia.
  • Supón que puedo hacer cualquier cosa, hasta que te diga lo contrario: Esto puede ser un poco complicado, ya que normalmente se trata de algo que realmente preocupa. Te recomiendo nunca evitar planes como ir a la playa o subirnos al transporte público; no asumas que necesito ayuda o que existen actividades que son demasiado difíciles para mí. Es mejor preguntar primero y dejar que yo te diga lo que puedo o no puedo hacer. Si piensas que necesito ayuda para realizar alguna actividad, definitivamente tal vez no deberíamos estar teniendo esta cita.
  • Los desconocidos siempre se quedan mirando y no pasa nada si eso te molesta: En una cita mi corazón se rompió cuando mi acompañante me preguntó: “¿No te molesta cuando la gente se te queda mirando?”. Que la gente me observe es algo habitual para mí, tanto, que no me doy cuenta hasta que eso le afecta a la persona con la que estoy. Es una experiencia extraña al principio, pero con el tiempo aprendes a ignorarla.
  • Responde de manera inteligente: La capacidad de responder de forma rápida e ingeniosa en situaciones incomodas es esencial; es una gran manera de demostrarle a los demás que te sientes cómodo conmigo y que la situación es totalmente normal.
  • Haz todas las preguntas que quieras: Como en cualquier relación, si no tenemos comunicación abierta, está destinada al fracaso, pero eso es incluso más importante cuando estás saliendo con alguien que vive con discapacidad. Solo pregunta. Haz todas las preguntas que quieras, incluso si piensas que son absurdas. Las respuestas puede que te sorprendan y probablemente serán la diferencia entre tener una gran relación o un pésimo truene.
  • Sí, puedes jugar con la silla de ruedas. No hay nada más sexy que una persona que no le importa en absoluto la silla de ruedas porque solo se centra en la persona. Una noche de viernes aburrida puede convertirse de manera instantánea en una fiesta con una botella de vino y una silla de ruedas libre, aunque sin duda deberías preguntar primero.
  • Las sillas de ruedas tienen ventajas: Te puedo asegurar, este es el único caso en el que puedes entrar en el baño de un avión con alguien y en el que pensarán que únicamente me estás ayudando. También consigues mejores lugares de estacionamiento, los tiempos de espera son menores y los asientos más grandes. Definitivamente no recomiendo salir con alguien que esté en silla de ruedas por las ventajas, pero éstas ayudan a compensar algunas de las cosas más duras.
  • No, no conozco a todas las personas con discapacidad. “Oye, mi amigo Juan está en silla de ruedas. Tal vez lo conoces”. Lo más seguro es que responda, “No, no conozco a ese Juan”. Te aseguro que no existe un club secreto en el que todas las personas con discapacidad pasamos nuestro tiempo libre, ni una red social donde todos entablamos una amistad. Créeme cuando te digo que no conozco a todas las personas con discapacidad.
  • El amor es amor y una persona es una persona. Esta es una de las cosas más importantes. Todos tenemos alguna carga; solo que una persona que vive con discapacidad tiene un carga que no puede ocultar. Así que no dejes que la silla de ruedas, una prótesis u otra cosa, te impida tratar de estar con alguien que te parece interesante.

Todos estos consejos y percepciones no importan a no ser que seas una persona que se preocupe y respete de verdad a las demás. Ni una silla ni ninguna otra cosa deberían disminuir el nivel de amor y respeto que tienes por alguien.

3 Respuestas

  1. Malena

    Yo conocí un chico en sillas de ruedas lo estoy conociendo en un grupo whtsapp pero hablamos por privado me parece muy majo simpático y muy guapo la verdad me trata muy bien es de Málaga me encanta su acento su comida el paisaje bueno yo soy de Barcelona el es 3 años menor que yo bueno los chicos me han ido mal y le cuesta tener amigos porq esta silla de ruedas tampoco ha tenido suerte en el amor y cuando podemos hablamos creo hay algo bueno nunca se sabe muchas gracias me has ayudado montón bueno nunca conocí una persona silla de ruedas si que he visto personas nunca trato como amistad lo que sea que todos somos iguales es un chico siempre me pide permiso para hablar si le ha molestado algo me pide perdón es muy educado te puedo llamar así tal me parece muy bien ya que pocas personas son así es un encanto

    Responder
    • julieta

      Gracias no sabia como comportarme y el me encanta pero no me atrevo a decírselo !! El pone como obstáculo su silla y eso no me importa , me importa el !! He soñado que lo beso y estoy en su pecho regosijada ,no se si es amor pero me encanta estar con el !!

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.