La incontinencia urinaria constituye uno de los grandes síndromes geriátricos, siendo definida según la International Continence Society (ICS) -Sociedad Internacional de Continencia- como:

“Una condición mediante la cual se origina la pérdida involuntaria de orina, a través de la uretra, objetivamente demostrable originando problemas sociales e higiénicos para el individuo”.

Muchos de los afectados se niegan a alejarse de su entorno familiar por temor a enfrentarse a situaciones embarazosas, limitando sus tareas habituales y su independencia.

Son muchos y variados los problemas psicosociales más frecuentes que se producen en las personas que cursan con incontinencia urinaria, entre ellos: Sentimientos de humillación personal, vergüenza ante sí mismo y ante los demás, reacciones emocionales de inseguridad, depresión y tristeza y aislamiento social.

Es curable en muchos pacientes ancianos y en aquellos en los cuales no es posible la curación puede ser manejada de forma favorable tanto para los propios pacientes como para sus familiares y cuidadores.

Siguiendo la recomendación hecha por un médico especialista, tanto el hombre como la mujer pueden ir recuperando la seguridad, la confianza y sus relaciones sentimentales e íntimas, por lo que no debemos atrasar la visita al médico e iniciar cuanto antes el tratamiento por él sugerido.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.