Etiquetas:
Publicado el 06/03/2018
Categoría: Estilo de Vida

Durante el 2017, el Servicio Nacional de Empleo (SNE) colocó a cerca de tres mil personas con discapacidad o adultas mayores, dos mil 500 más que en 2016.

Alcanzar esta cifra fue una labor complicada debido a que las empresas suelen ser renuentes en la contratación de adultos mayores o personas con discapacidad, el funcionario, José Alberto Torres González, refirió que para llegar a la meta  de 3000 personas con discapacidad o adultos mayores que cuenten con algím se difundieron los beneficios que la parte patronal recibe al considerar a estos sectores de la población dentro de su nómina.

“Ha sido un trabajo complicado, pero ha sido también un trabajo que hemos hecho entre la Secretaría del Trabajo, el Servicio Nacional de Empleo y con Sedesu, de sensibilización a los patrones, que sepan que el contratar a una persona o darle una oportunidad a una persona con discapacidad o adulto mayor, no es una carga como muchas veces lo piensan”. José Alberto Torres González.

 

Entre los beneficios que conlleva tener en la plantilla laboral de una empresa a personas con discapacidad o adultos mayores, dijo, están los incentivos fiscales, de ahí que en 2017 se lograra el convencimiento para colocar a tres mil personas de estos grupos vulnerables en empresas locales, cuando en 2016 sólo fueron 500 beneficiados.

Refirió que para este 2018 la meta es colocar la misma cantidad de personas o más. Reconoció que no se cuenta con el recurso humano para dar seguimiento por más de un mes a quienes obtuvieron un empleo a través del SNE, por lo que es posible que un porcentaje de quienes fueron colocados el año pasado se vea en la necesidad de volver a buscar una oportunidad durante el año en curso.