Continuando con el ciclo que iniciamos sobre padres e hijos en el cine, corresponde ahora hablar de una película bastante divertida pero que trata sobre un asunto que aun ahora continúa dividiendo opiniones tanto de gobiernos como de sociedades, hablo de la discusión sobre las capacidades que tienen las personas con algún tipo de parálisis cerebral para ser padres, la película Yo soy Sam aborda el tema mostrando las diversas opiniones que la sociedad tiene al respecto, sin caer en el melodrama fácil y construyendo en cambio una historia donde el único ganador es el sentido de comunidad y de apoyo.

\r\n

Película del 2001, interpretada por Sean Penn como Sam Dawson, un hombre con parálisis cerebral tipo dos quien se convierte en padre de una niña a quien llamará Lucy, este personaje, interpretado por una pequeñísima Dakota Fanning. Lucy crece en un ambiente de amor y cariño por parte de su padre y de sus amigos, no así con una madre, ya que la pareja de Sam lo abandona justo después de dar a luz a la niña, todo va bien dentro del pequeño mundo que Sam a construido para su hija, hasta el momento en que la niña va tomando conciencia de que su papá no es como los papás, llegando al punto de sabotear sus avances en la escuela, intentando con ello y por el amor que le tiene a Sam, no hacerlo sentir mal de que ella es en ese momento más inteligente que él. Los maestros de la niña le informan lo que está haciendo la niña, aunque en realidad Sam ya lo había notado, él intenta entonces hacerle entender a Lucy que no importa que ella sea más inteligente que él, lo que importa es que ella logre ser feliz y que pueda aprovechar todo lo que le dan en la escuela.

\r\n

Sin embargo, y aunque ese primer problema es superado, pronto suceden varias cosas que hacen que representantes del área de servicios infantiles del gobierno caigan en cuenta de Sam y de su hija, entablando un proceso donde ponen en tela de juicio la capacidad de Sam para poder criar a una niña de manera correcta.

\r\n

Es entonces cuando Sam recurre a una abogada llamada Rita Harrison, interpretada por Michelle Pfeiffer, una mujer exitosa en su trabajo pero que aun así se siente como un verdadero fracaso en su matrimonio y en su relación con su hijo; el trabajo la ha absorbido y se deja entrever que su esposo no le brinda en realidad casi nada de apoyo ni de cariño, digamos que sufre del síndrome de la mujer maravilla, (síndrome moderno que afecta a las mujeres contemporáneas y del cual son tanto víctimas como provocadoras, víctimas por la incomprensión y los problemas de adaptación que hemos desarrollado los hombres, y provocadoras por ciertas actitudes que han acogido y que no abonan al futuro de tolerancia y comunidad que las sociedades requieren). Es entonces cuando se nos plantea la pregunta a nosotros como espectadores sobre qué se necesita para ser padres, ya que Lucy tiene el amor y el tiempo de su padre, mientras que el hijo de Rita tiene todo lo que quiere menos la presencia de cariño, a pesar que Rita realmente lo quiere y le duele no saber cómo responder como madre.

\r\n

“Los mejores recuerdos de mis padres no están ligados a las tablas de Lo que leen arriba y que da nombre a este subtítulo es algo expresado por Annie, una amiga de Sam, y también vecina en el conjunto de departamentos para personas con multiplicar” discapacidad donde él vive; los mejores recuerdos de mis padres no están ligados a las tablas de multiplicar lo comenta cuando testifica a favor de Sam durante el juicio en donde servicios infantiles busca quitarle la patria potestad sobre Lucy, esta es una de las mejores frases de la película ya que demuestra un punto básico de las relaciones entre padres e hijos, así como de paso las motivaciones del gobierno contra las de Sam. Es verdad que el apoyo que un padre le da a un hijo para desarrollar sus capacidades intelectuales y profesionales en un momento de su existencia es muy valioso, sin embargo, el cariño, las risas y la comprensión son cosas que se agradecen toda la vida y son las que crean verdaderos seres humanos, los gobiernos generalmente no ven las cosas así, para ellos es mucho más importante crear trabajadores y profesionistas que cumplan con las expectativas profesionales y de producción que sustentan el andamiaje social, que según ellos es el que mantiene la unidad de un país, en ese sentido para los representantes del gobierno es completamente lógico otorgarle la patria potestad sobre Lucy a una familia con la cual podrá desarrollarse a plenitud, con padres sustitutos que además de quererla podrán responder ante ella como guías de vida.

\r\n

No quiero contarles el final, sólo puedo decir que para que este tipo de situaciones se resuelvan, considerando que las diferentes partes en contradicción tienen razones que se ven lógicas, el mejor acuerdo es en el cual se busque el sentido de comunión y donde todos ganen, sólo así gana la sociedad en conjunto.

\r\n

\r\n\r\n

\r\n

“Sólo necesitas amor”

\r\n

Dicho por Lucy Dawson al ser interrogada en servicios infantiles sobre lo que ella considera necesario para que un padre sea bueno.

\r\n

Sobre El Autor

Somos el principal blog relacionado con el tema de la discapacidad en México. Nuestro equipo está formado por un grupo de especialistas en temas sociales y médicos; además de periodistas, técnicos especializados en ayudas, terapias, críticos de arte, así como, especialistas en accesibilidad. También, a través de este sitio informamos acerca de notas que incluyen invitaciones a nuestros lectores a participar en cursos, talleres o exposiciones del empleo accesible y otros.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.