En las comedias románticas todo fluye de manera predecible: el enamoramiento, el noviazgo y el posible matrimonio; igualmente, existen ciertos obstáculos que la pareja tiene que afrontar: los malos entendidos, la falta de comunicación, los enredos. Asimismo, este género cinematográfico ha sido tradicionalmente protagonizado por hombres y mujeres jóvenes y guapos; aunque también se ha intentado “romper” el estereotipo como Shallow Hal (2001) o abordado relaciones homosexuales como en Go Fish (1994) e Imagine Me and You (2005).

 

Las relaciones tienden a establecerse en espacios urbanos, dejando la zona rural fuera de la representación. Esto la hace un género de consumo inmediato sin mayor trascendencia. Sin embargo, existen filmes que nadan a contracorriente a lo antes mencionado y es ahí donde radica el interés por la película comentada en esta ocasión.

 

El director de Que se mueran los feos (2010) Nacho G. Velilla comentó respecto al guion: “¿Por qué todas las comedias románticas están protagonizadas por personajes guapos y glamurosos? ¿Por qué siempre están rodadas en capitales esplendorosas? ¿Qué pasaría si cambiáramos las reglas del juego y, en vez de esos arquetipos tan manidos, mostráramos unos protagonista con debilidades y fuertes complejos viviendo en un entorno rural?” (Jiménez, 2014).

 

Efectivamente, la película Que se mueran los feos, es un giro de tuerca a la tradicional comedia romántica. De acuerdo a las sinopsis disponibles, Eliseo (Javier Cámara) es “feo, cojo y calvo. No ha encontrado a la mujer de su vida y no conoce el amor. Nati (Carmen Machi), es fea, le falta un pecho y está separada. Encontró al hombre de su vida, pero pese a eso, no ha encontrado el verdadero amor”. Pasado, presente y un posible futuro convergen en estos dos personajes.

 

Un suceso trascendental hace que Eliseo y Nati, quienes tras muchos años sin verse, vuelvan a encontrarse, dando origen a múltiples situaciones tragicómicas que van acomodando sus vidas y las de las personas que los rodean. Los sentimientos y las emociones se hacen presentes en el fortalecimiento de los lazos familiares y de la amistad.

 

Este filme no sólo cambia la estética de los personajes, sino también los espacios típicos del género de comedia romántica, así como las relaciones interpersonales. En este sentido, la diferencia de la comedia tradicional donde los vínculos son entre individuos, en esta película, alrededor de los protagonistas se tejen vínculos de comunidad, dando como resultado la desaparición de estereotipos típicos a la vez que proporciona un dinamismo a la película.

 

De esta manera, y aunque conservan otros estereotipos (no se puede pedir más a una película que ya ha aportado mucho), Que se mueran los feos, derriba algunos estereotipos no sólo del género cinematográfico de la comedia romántica, sino de la religión, la tradición, la discapacidad, la familia, entre otros. Una película para disfrutar y pensar, para reír y cuestionar la construcción social y cinematográfica de la discapacidad.

 

Ficha técnica

Que se mueran los feos
Año: 2010
Duración: 114 minutos
País: España
Director: Nacho G. Velilla
Guion: David S. Olivas, Oriol Capel, Antonio Sánchez y Nacho G. Velilla.
Música: Juanjo Javierre.
Reparto: Javier Cámara, Carmen Machi, Hugo Silva, Tristán Ulloa, Julián López, Lluís Villanueva, María Pujalte, Ingrid Rubio, María Pastor, Juan Diego, Teresa Lozano y otros.
Producción: Mercedes Gamero y Nacho G. Velilla.
Género: Comedia, romance, drama

 

El título de la película proviene de la canción Que se mueran los feos de Nicolás García Curiel, compositor jalisciense y por la cual obtuvo proyección internacional. La película puede ser adquirida en lugares dedicados a la venta de DVD. Asimismo, puede ser vista en el siguiente link.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.