Emiliano, un niño de tres años procedente de Puebla, ha sido el primer paciente pediátrico mexicano en finalizar su tratamiento contra el cáncer, tocando la ‘Campana de los Valientes’ en la Unidad de Protonterapia de la Clínica Universidad de Navarra, en España.

Diagnosticado a finales de 2019 de un tumor ocular maligno, o rabdomiosarcoma, un tipo de cáncer sumamente delicado.

En Ciudad de México, la familia contactó con un especialista en órbita ocular, que le realizó una biopsia para detectar el tipo de tumor a tratar.

“Emi necesitaba recibir radioterapia, con el tratamiento en México se logró eliminar el 85% del tumor, sin embargo, el 15% restante era de difícil acceso, la terapia convencional era demasiado agresiva para atacarlo, por lo que le quedarían muchas secuelas, en nuestro país ya no podríamos hacer más”.

Josefina, madre del pequeño.

La familia comenzó a buscar opciones en Europa a través del internet, por lo que contactaron con la Clínica Universidad de Navarra por correo electrónico, y se sorprendieron cuando, a los pocos días, recibieron una llamada telefónica del director de la Unidad de Protones de la Clínica, el Dr. Javier Aristu, quien les planteó la que pensó era la mejor opción terapéutica por el tipo de: La protonterapia.

El lograr una curación sin toxicidad, es una de las mayores preocupaciones y retos a los que la oncología pediátrica se enfrenta. Su larga esperanza de vida obliga a buscar estrategias curativas que, al mismo tiempo, reduzcan la agresividad de las terapias y, por tanto, los riesgos a corto y a largo plazo.

Así, la protonterapia significa un gran avance, que maximiza la dosis depositada en el tumor y minimiza el impacto en el tejido sano.

La protonterapia es el tratamiento de elección para niños por su mayor precisión y menor toxicidad, ya que permite tratar exclusivamente la zona tumoral sin irradiar el tejido sano y, por tanto, reduce los efectos adversos. Sin embargo, hoy en día, no está disponible en todos los países, como es el caso de México.

A través de un sincrotrón, el acelerador de partículas más moderno disponible actualmente y mucho más eficiente, la terapia permite acelerar el haz de protones justo hasta la energía requerida para alcanzar el tumor de cada paciente de forma individualizada, es un haz «verde», que interacciona con el tumor en las condiciones en que es generado por el sincrotrón y se han predefinido en el planificador: «verde» significa sin alterar sus características naturales.

Además, el equipo que incorpora la Clínica incluye un sistema que permite el tratamiento con protones de los tumores sujetos a movimiento respiratorio, una solución totalmente integrada en el sistema instrumental. El seguimiento en tiempo real es capaz de localizar y cuantificar el movimiento del tumor, y sincronizar el instante de la irradiación para lograr un mínimo impacto en el tejido sano.

Durante 31 días, Emiliano recibió dosis programadas de 30 minutos de protonterapia que lograron eliminar el tumor, salvando el ojo del pequeño. Este método poco invasivo permitó que el paciente pueda crecer con normalidad y mantener la función del ojo afectado.

Este pasado 29 de diciembre, Emiliano recibió su alta oficial, y al hacer sonar la emblemática campana, hizo saber que su prometedor futuro es una realidad gracias a los avances de la ciencia, brindando sin duda, esperanza a todos aquellos pacientes que sufren de estos tipos de cáncer, para poder encontrar una cura que les devuelva la calidad de vida.

CONOCE MÁS SOBRE LA UNIVERSIDAD DE PROTONTERAPIA EN NAVARRA.

Sobre El Autor

Somos el principal blog relacionado con el tema de la discapacidad en México. Nuestro equipo está formado por un grupo de especialistas en temas sociales y médicos; además de periodistas, técnicos especializados en ayudas, terapias, críticos de arte, así como, especialistas en accesibilidad. También, a través de este sitio informamos acerca de notas que incluyen invitaciones a nuestros lectores a participar en cursos, talleres o exposiciones del empleo accesible y otros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.