La nueva adaptación de Las brujas (The Witches), del director Robert Zemeckis y Kenya Barris, quien es guionista y uno de los productores, provocó una ola de indignación entre las personas con discapacidad. Bajo la etiqueta #NotAWitch (No soy una bruja) cientos de personas con mutilaciones y malformaciones han acusado a los creadores de la cinta de demonizar los defectos congénitos de las extremidades.

Según el argumento de la película, las brujas son criaturas malvadas y cuyo objetivo es deshacerse de todos los niños del mundo. A pesar de adoptar una apariencia de mujeres humanas, en realidad ocultan rasgos muy distintivos de las personas con mutilaciones y deformaciones de las extremidades.

Por ejemplo, ocultan bajo sus guantes una malformación similar a la ectrodactilia, una enfermedad hereditaria que implica la ausencia de uno o varios dedos. Las personas con discapacidad y asociaciones en defensa de sus derechos no pasaron por alto el controvertido detalle y llenaron las redes con publicaciones acompañadas de la etiqueta #NotAWitch (No soy una bruja, en español).

Así, la nadadora paralímpica, campeona del mundo Amy Marren, preguntó al estudio Warner Bros. si pensó en cómo podría afectar esta representación de la discapacidad física a la comunidad de personas con dicha discapacidad.

Los mensajes no se hicieron esperar y la casa productora recibió críticas muy severas.

Una madre preocupada escribió en la red: “Como madre de un niño pequeño con una diferencia de manos y fideicomisaria de la junta de @ReachCharity, me entristece profundamente la descripción y el estigma subsiguiente de la diferencia de las extremidades superiores que se verá reforzada por @wbpictures nuevo lanzamiento de #TheWitches así no fue como #roalddahl lo definió 😔

«Como madre de un niño con diferencia de manos, estoy profundamente entristecida por la descripción y el posterior estigma de la diferencia en las extremidades superiores que se verá reforzada por la nueva versión de Las brujas, de Warner Bros.», declaró la usuaria @Chikipepr, entre muchas otras opiniones.

Warner Bros. no dejó sin respuesta las críticas. Pidió disculpas a todas las personas ofendidas a través de un comunicado. La compañía explicó que había trabajado con «diseñadores y artistas para encontrar una nueva interpretación de las garras como las de gato que se describen en el libro [de Roald Dahl]».

«Nunca fue nuestra intención que los espectadores sintieran que esas criaturas fantásticas y no humanas los representaran», subrayó la empresa.

Cabe recordar que en la novela de Dahl, las brujas tienen «garras en lugar de uñas» y «pies cuadrados sin dedos».

Sobre El Autor

Somos el principal blog relacionado con el tema de la discapacidad en México. Nuestro equipo está formado por un grupo de especialistas en temas sociales y médicos; además de periodistas, técnicos especializados en ayudas, terapias, críticos de arte, así como, especialistas en accesibilidad. También, a través de este sitio informamos acerca de notas que incluyen invitaciones a nuestros lectores a participar en cursos, talleres o exposiciones del empleo accesible y otros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.