La vida de Manami cambió totalmente en el año 2004, tras sufrir un accidente automovilístico. Su dinamismo, su polivalencia y su fuerza de voluntad la llevaron a retomar su actividad a pleno rendimiento como enfermera, y además a incursionar como nadadora y violinista, con únicamente un brazo.

Lejos de flaquear, se inscribió en clases de natación, ya que sus médicos no vieron mal que, una vez se viera recuperada y con fuerzas, practicara algún deporte. Ya había nadado anteriormente, pero nunca imaginó que el agua la reconfortaría tanto, por lo que empezó a acudir muy a menudo a la piscina. Con el tiempo, su esfuerzo le llevó a participar en los Juegos Paralímpicos de Beijing, donde logró el cuarto lugar, y a los de Londres ocupando el octavo puesto; además, el de ser la primera enfermera del país nipón en tener un brazo protésico todo lo anterior realmente admirable, sin embargo, lo que verdaderamente ha llamado la atención en todo el mundo de esta joven es su dominio con el violín. Manami ha demostrado tener una gran destreza con el instrumento, así como una enorme sensibilidad musical, tal y como demuestra en sus ya habituales conciertos en el país nipón.

Unas imágenes de 2018 de la japonesa sobre un escenario tocando con la ayuda de un brazo protésico se viralizaron en poco tiempo, volviendo a poner así su nombre en el foco mediático.

Sobre El Autor

Somos el principal blog relacionado con el tema de la discapacidad en México. Nuestro equipo está formado por un grupo de especialistas en temas sociales y médicos; además de periodistas, técnicos especializados en ayudas, terapias, críticos de arte, así como, especialistas en accesibilidad. También, a través de este sitio informamos acerca de notas que incluyen invitaciones a nuestros lectores a participar en cursos, talleres o exposiciones del empleo accesible y otros.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.