En Corea del Sur, desde 1970, se ha creído que mantener prendidos los ventiladores en la habitación donde se duerme, éstos puede ser causa de la muerte de quien se encuentre ahí.

¿Qué pasa si duermes en una habitación cerrada con un ventilador encendido?

El profesor de folklore coreano Tim Tangherlini, a lo largo de su trayectoria de más de 20 años como académico en la Universidad de California, EE.UU., ha recibido como respuesta más frecuente a esta pregunta: Oh, te mueres.

El mito en el país asiático acerca de que el aire de los ventiladores que circula en un espacio cerrado puede causar desde hipotermia, sofocación y conversión de las moléculas de oxígeno en dióxido de carbono hasta la muerte, se ha mantenido desde hace ya algunas décadas. Esta es una de esas creencias que al ganar tanto significado en la sociedad permanece en el tiempo especialmente en las personas adultas mayores, sin embargo su gobierno también lo considera así ya que en el 2006 la Junta de Protección al Consumidor de ese país, señaló a la “asfixia por ventiladores eléctricos y aparatos de aire acondicionado”; como uno de los cinco accidentes más comunes durante el verano. Cinco años después, el diario en inglés The Korean Herald, con sede en Seúl, reportó la muerte de un hombre de 59 años de edad identificado como Min, quien fue encontrado por la policía con un ventilador encendido apuntándole.

En la década de los 80 muchas viviendas rurales durante el invierno se calentaban con bloques de carbón vegetal que hacían circular gases calientes por una serie de tubos debajo de los pisos.

Las pobres condiciones de infraestructura ocasionaban fugas que, en algunos casos, terminaron en la muerte de familias enteras por asfixia con monóxido de carbono. A partir de esas tragedias comenzó la creencia popular de que si dormir encerrado en invierno podía matarte, hacerlo en verano también.

A pesar de que Corea del Sur se ha modernizado y varios científicos han intentado desacreditar esta leyenda urbana, el mito persiste.

Durante el verano del año pasado, un anuncio de televisión promocionaba un ventilador específicamente diseñado para la seguridad de los niños.

En el comercial se aseguraba que el aparato se apagaba automáticamente luego de dos horas con el fin de prevenir una posible asfixia o hipotermia.

El temporizador es una de las características que más destacan algunos vendedores surcoreanos, según un reportaje realizado allí por la radio pública estadounidense NPR.

“Me aseguro de que el reloj automático esté programado y de que los vientos soplen suavemente”,  le dijo el comerciante Kim Yong Ho al medio de EE.UU. en 2015 cuando lo consultaron sobre cómo protegía a sus nietos de los aparatos.

Sobre El Autor

Somos el principal blog relacionado con el tema de la discapacidad en México. Nuestro equipo está formado por un grupo de especialistas en temas sociales y médicos; además de periodistas, técnicos especializados en ayudas, terapias, críticos de arte, así como, especialistas en accesibilidad. También, a través de este sitio informamos acerca de notas que incluyen invitaciones a nuestros lectores a participar en cursos, talleres o exposiciones del empleo accesible y otros.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.