En la mayoría de los casos cuando una persona está en proceso de rehabilitación es indispensable que tenga una correcta silla de ruedas, que le brinde confort, estabilidad y se adapte a las necesidades específicas del usuario, debido a que la silla de ruedas contribuye al proceso de rehabilitación manteniendo alineados los segmentos.

 

Ninguna postura de sentado es benéfica cuando transcurre mucho tiempo. También cuando nos sentamos es necesario poderse mover. Un usuario de silla de ruedas pasa un promedio de 8 a 10 horas diarias sentado en su silla. Por esta razón, es que resulta muy importante que la silla de ruedas pueda adaptarse a la conveniencia y a las actividades del usuario.

 

  • Junto con el cojín, la base de la unidad del asiento debe asegurar la estabilidad de la pelvis.
  • La estabilidad se puede mejorar con accesorios como almohadillas de confort, cincha abductora y bloque abductor.
  • La distribución de la presión se consigue cuando el peso se distribuye sobre un área lo más amplia posible. Sin comprometer la estabilidad.
  • Una funda transpirable y materiales que estabilicen la temperatura aseguran un buen micro-clima, mejorando el estado de la piel, la resistencia de los tejidos y a prevenir las escaras.
  • Es importante que el respaldo de la silla de ruedas proporcione suficiente espacio y un apro piado soporte lumbar.
  • Que se pueda ajustar la altura y profundidad ya que la curvatura lumbar es diferente para cada persona.
  • El hueso sacro debe también tener un apoyo adecuado. Esto se consigue con la forma del cojín y el sistema del respaldo.
  • Cuando la estabilidad del cuerpo es limitada se requiere un soporte lateral mayor.
  • Sin embargo, si el soporte es muy grande se produce un efecto inhibidor en el usuario.
  • La pelvis debe estar estable para que el soporte lateral produzca todo su efecto.

5. Apoyo de los pies

  • La altura y la posición de los reposapiés tienen un efecto directo en la posición de asiento y en la distribución de la presión.
  • Es importante que los reposapiés sean ajustables para asegurar la estabilidad del tronco.

6. Apoyo de los brazos

  • A largo plazo los músculos de la columna vertebral se cansan. Unos reposabrazos adaptados de manera óptima ayudan a enderezar y mantener la posición de sedestación y el equilibrio.
  • La silla de ruedas debe proporcionar al usuario la posibilidad de cambiar de posición, y de esta manera aliviar los distintos músculos y distribuir la presión.
  • Si se utiliza la basculación, es importante un reposacabezas funcional que se ajuste correctamente en altura, ángulo y profundidad. Esto evita posturas inapropiadas.
  • La elección correcta del sistema de posicionamiento y los accesorios del mismo evitan que el usuario se deslice o caiga hacia adelante con el tiempo.

 

Sobre El Autor

Tecnología asistiva motriz para personas con necesidades especiales y sus familiares. Llámanos al 018002245489

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.