La vida y secretos más íntimos de una de las influencers más poderosas del mundo, Lele Pons, se revelan a partir de este martes 19 de mayo con el estreno de la serie “La Vida Secreta de Lele Pons”, cuyo primer episodio ya está disponible en YouTube para sus millones de fanáticos.

Lele Pons es una influencer nacida en Venezuela radicada en los Estados Unidos que entre todos sus perfiles en redes sociales suma más de 70 millones de seguidores.

Con más de 16 millones de seguidores tan solo en la plataforma de videos, el estreno ha causado furor entre sus fanáticos, quienes descubrirán que Lele Pons sufre de TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo) y de Síndrome de Tourette.

Para aquellos que no lo saben, el TOC o Trastorno Obsesivo Compulsivo, es una afección mental que consiste en presentar pensamientos (obsesiones) y rituales (compulsiones) una y otra vez. Estos interfieren con su vida, pero no puede controlarlos ni detenerlos. No se conoce la causa del trastorno-obsesivo compulsivo. Factores como la genética, la biología cerebral y la química, junto a su entorno, pueden desempeñar un papel en la afección.

El Sindrome de Tourette es un trastorno neurológico que se manifiesta primero en la infancia o en la adolescencia, antes de los 18 años. El síndrome de Tourette se caracteriza por muchos tics motores y fónicos que perduran durante más de un año. Por lo general, los primeros síntomas son movimientos involuntarios (tics) de la cara, de los brazos, de los miembros o del tronco. Estos tics son frecuentes, repetitivos y rápidos. El primer síntoma más habitual es un tic facial (parpadeo, contracción de la nariz, muecas). Pueden reemplazarlo o agregarse otros tics del cuello, del tronco y de los miembros.

Estos tics involuntarios (que el paciente no controla) también pueden ser complicados e involucrar a todo el cuerpo, como patear y dar pisotones. Muchas personas informan haber sentido lo que se describe como impulsos premonitorios: el impulso de realizar una actividad motora. También pueden producirse otros síntomas como el toqueteo, los pensamientos y los movimientos reiterados y los trastornos obsesivos.

También hay tics vocales que generalmente se producen junto con los movimientos. Las vocalizaciones pueden incluir gruñidos, carraspeos, gritos y ladridos. También pueden expresarse como coprolalia o copropraxia. A pesar de su amplia difusión pública, la coprolalia y la copropraxia no son comunes en trastornos de tics.

Sobre El Autor

Somos el principal blog relacionado con el tema de la discapacidad en México. Nuestro equipo está formado por un grupo de especialistas en temas sociales y médicos; además de periodistas, técnicos especializados en ayudas, terapias, críticos de arte, así como, especialistas en accesibilidad. También, a través de este sitio informamos acerca de notas que incluyen invitaciones a nuestros lectores a participar en cursos, talleres o exposiciones del empleo accesible y otros.

Artículos Relacionados