Entrevista imaginaria a Carlo, el chico ostra, personaje del libro de poemas “La Melancólica Muerte del Chico Ostra y otras Historias” escrito por Tim Burton.

Después de recorrer bosques con árboles retorcidos bajo el rayo de la luna llena, me adentro a lo más profundo de la mente de uno de los más grandes y reconocidos artistas de nuestros días: Tim Burton.

 

Burton, además de ser director de cine, es escultor, ilustrador y poeta. Justamente su libro de poemas cortos es una de sus obras maestras, titulada La Melancólica Muerte del Chico Ostra y otras Historias, narrando una colección de historias de niños extraños e incomprendidos por ser diferentes al resto de sus compañeros, quienes establecen simpatía con el lector por medio de humor negro que puede rayar en lo macabro.

 

El día de hoy es mi intención entrevistar a su protagonista, Carlo, un niño mitad humano y mitad ostra que tuvo que resistir una infancia insoportable, viviendo al margen de la discriminación por parte de la sociedad y hasta de sus mismos padres.

 

Así, llego a una calle aparentemente vacía, gotas de lluvia caen del cielo y veo como Carlo sale de su casa y se sienta en la banqueta gris y cuarteada, como si tan sólo quisiera sentir un poco de la vida que traen las gotas de lluvia. Su gran cabeza de ostra dirigida hacia el piso y sus ojos observando el agua arremolinándose en la alcantarilla.

 

En ese momento es cuando me dispongo a hacer mi entrevista:

 

 

-Carlo, cuéntame ¿cómo es que eres un chico mitad humano y mitad ostra?

 

La verdad es un completo misterio. He escuchado muchísimas teorías sobre mi nacimiento, pero la que mis padres creen más probable es que ambos se casaron en la playa y mientras cenaban mariscos mi mamá deseó tener un bebé con todas sus fuerzas.

Desde que era muy pequeño nunca fui muy aceptado, mis padres me nombraron Carlo, pero suelen decirme casi todo el tiempo “eso que parece almeja”. Nunca me han aceptado como soy, ven en mí más diferencias que capacidades.

 

Y ellos no son los únicos. Los niños en mi escuela suelen perseguirme y molestarme, sin que nadie se sienta alarmado por esta situación. Nadie les ha dado a entender que no ser igual que ellos no es malo, sino una forma de vivir la diversidad.

 

Pero mis esperanzas nunca mueren. En días como hoy siempre salgo a ver el agua que cae en las calles, pensando en un mundo en el que no exista discriminación, sino entendimiento de la diversidad.

 

Por ejemplo, ¿ves el automóvil estacionado en esa esquina? La persona que está dentro es mi mamá. Ella cree que no la veo, pero a veces se refugia en el auto, llora y piensa cómo amarme y comprenderme, pero al parecer no puede realmente.

 

 

-¿Y tú, no haces ningún esfuerzo para integrarte a un mundo que te da la espalda?

 

Intentos he hecho demasiados, pero ninguno me ha salido como esperaba. Por ejemplo, en Halloween decidí disfrazarme de humano, pero ni eso me hizo sentir más cercano a la sociedad. Es muy triste pensar que tenga que pretender ser algo más para ser aceptado, tal vez por eso fue un intento fallido.

Podré ser un pequeño niño ostra, pero al no tener con quién hablar la mayoría del tiempo, me he vuelto muy reflexivo (especialmente en temas que atañen a mi soledad) y a veces siento que ya no tengo salida.

 

En verdad disculpa si sueno deprimente, pero siento que me espera un destino trágico que no puedo evitar. En este momento hay lágrimas que escurren de mis ojos, pero ya no puedo detenerlas. Disculpa si no se que más decir, pero creo que es hora de irme.

 

Esta fue una entrevista breve, pero si bien una de las que más me ha conmovido y hecho reflexionar. ¿Cuántas personas por el hecho de ser o sentirse diferentes son discriminadas? Es nuestro deber el ser comprensivos ante la diferencia, no tenerle miedo, sino abrazarla de manera en la que todos tengamos oportunidades y vivamos nuestros derechos como deben ser vividos.

 

Si bien este libro de Tim Burton puede resultar sólo una extrañeza más del autor, que ofrece un profundo humor negro reflejado en historias macabras en las vidas trágicas de niños incomprendidos, es una himno al ser diferente y una llamada de atención a la tolerancia y comprensión.

 

Una Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.