El movimiento funcional nos da la capacidad de realizar un sinnúmero de actividades que nos dan ventajas para lograr desarrollar tareas cotidianas, laborales, recreativas, etcétera. El hecho de poder realizar una actividad de manera automática la llamamos praxia, un ejemplo sencillo sería, al lavarnos los dientes.

Las praxias son más fáciles de lograr cuando existe una buena interacción y respuesta neurológica-musculoesquelética, y cuando se ven afectados interfieren en el control voluntario.

Tomando en cuenta que el movimiento es considerablemente más fácil de realizar cuando “sentimos lo que movemos”, se llegó a la conclusión de que las alteraciones en tono muscular y la sensibilidad hacen que la actividad y las praxias sean más difíciles de lograr.

Margaret Rood, terapeuta ocupacional, desarrolló en la década de los 50 una técnica de modificación del movimiento mediante estímulos sensoriales cutáneos y sus numerosos receptores que nos dan la capacidad de experimentar sensaciones táctiles de temperatura, presión, vibración y hasta de dolor.

Si tenemos un caso de espasticidad se tiene que trabajar con estímulos que inhiban este tono mediante impulsos lentos, rítmicos y agradables; en los casos donde el tono muscular es bajo (hipotonía o flacidez), los estímulos tendrán que ser rápidos y un poco más intensos.

Las herramientas sugeridas por Rood para lograr el tratamiento son fáciles de conseguir y económicas, por ejemplo: Una brocha o pincel, un cepillo eléctrico para dientes, hielo, diferentes texturas y pelotas, por mencionar algunas.

Sobre El Autor

Somos el principal blog relacionado con el tema de la discapacidad en México. Nuestro equipo está formado por un grupo de especialistas en temas sociales y médicos; además de periodistas, técnicos especializados en ayudas, terapias, críticos de arte, así como, especialistas en accesibilidad. También, a través de este sitio informamos acerca de notas que incluyen invitaciones a nuestros lectores a participar en cursos, talleres o exposiciones del empleo accesible y otros.

Artículos Relacionados