Traducción de un artículo escrito por Patrick Treacy.

RECUERDA NUNCA AUTORECETARSE Y CONSULTA A UN MÉDICO.

Una mujer irlandesa de 53 años de edad se presentó con un dolor de neuralgia del trigémino intratable en la región del nervio maxilar izquierdo (V2) que no respondió a la farmacoterapia, incluyendo 300 mg de pregabalina dos veces al día y gabapentina 300mgs dos veces al día. Había ingresado en el hospital durante un mes con hidrocloruro de oxicodona por vía intravenosa. También tenía más de cincuenta bloqueos de nervios en los años anteriores y se había sometido a una radiocirugía con cuchillo gamma estereotáctica que había funcionado durante cinco meses, pero luego resultó en un dolor de tipo disestesia incontrolable en la región de su nervio maxilar izquierdo. Ella definió esto como una continua sensación desagradable de algo “arrastrándose” debajo de su piel en su periorbital izquierdo. Hubo una sensación de intenso dolor en su área nasal externa izquierda como de una descarga eléctrica, ardor, alfileres y agujas y área mental izquierda.

El autor evaluó la intensidad del dolor, la calidad y la ubicación utilizando el informe del paciente. Se utilizó un ensayo de una dosis única de 165 unidades / ml (Speywood) de toxina botulínica tipo A (Dysport) diluida en 3,5 ml de solución salina. Se inyectaron subcutáneamente cincuenta unidades de (Speywood) toxina botulínica tipo A (Dysport) en ocho puntos distribuidos principalmente a lo largo de V2 en el área periorbital lateral y en tres puntos de inyección en el área inferolateral, cuidando de no infiltrarse demasiado directamente debajo del ojo para minimizar posibles efectos secundarios estéticos. Se inyectaron otras treinta unidades (Speywood) de toxina botulínica tipo A (Dysport) en dos ubicaciones en la zona externa del gatillo nasal, teniendo cuidado de permanecer superficiales y de no inyectar el músculo elevado del lado superior. Se inyectaron otras veinte unidades (Speywood) de toxina botulínica tipo A (Dysport) en el área mental con el fin de repetir esto nuevamente en diez días para minimizar el efecto de la parálisis del labio superior.

La paciente logró una reducción inmediata de la disestesia en su área periorbital y esto continuó a la reducción completa en 48 horas. El autor informó un alivio significativo del dolor casi de inmediato en este paciente, que logró un alivio del dolor del 50% en la región nasal externa y cuando esta área restante se reinyectó nuevamente, logró una reducción completa del dolor durante 4,5 meses. Su área mental recibió otras dos inyecciones y el dolor se redujo en aproximadamente un 60%. Se decidió dejarlo así debido a la posibilidad de parálisis del labio superior.

En el pasado, se han empleado diversas modalidades médicas o quirúrgicas con resultados variables, ya que cada tratamiento ofrece beneficios, pero también tiene limitaciones.

La toxina botulínica se ha usado en el pasado para el tratamiento de la distonía regional asociada con dolor o alteración sensorial. El propósito de este trabajo es establecer el efecto del uso de la toxina botulínica tipo A (BTX-A) en el tratamiento de la neuralgia del trigémino. La toxina botulínica se inyecta por vía subcutánea en dosis divididas en varias zonas de activación a lo largo de la rama afectada del nervio trigémino. La BTX-A se puede considerar como un agente seguro, regional y de acción prolongada que altera el entorno químico alrededor del nervio periférico involucrado en la inflamación neurogénica. La única desventaja potencial de esta técnica es la asimetría facial transitoria durante los movimientos dinámicos, que se pueden prevenir o disminuir mediante el uso de dosis más bajas inicialmente y el uso de un programa de inyección planificado durante un período de tres a cuatro semanas.

Criterios para el uso de BTX: la falta de respuesta a al menos 3 fármacos sería un posible criterio de inclusión para el uso de toxina botulínica en el tratamiento de la neuralgia del trigémino (TN)

Referencias:

  1. S. C. Bagheri, F. Farhidvash, and V. J. Perciaccante, “Diagnosis and treatment of patients with trigeminal neuralgia,” Journal of the American Dental Association, vol. 135, no. 12, pp. 1713–1717, 2004.
  2. S. K. Dufour, “An unusual case of stabbing eye pain: a case report and review of trigeminal neuralgia,” Optometry, vol. 73, no. 10, pp. 626–634, 2002
  3. Various treatment modalities for trigeminal neuralgia include medicinal management, peripheral nerve injection of local anesthetic or alcohol, peripheral neurectomies, alcohol injection of trigeminal ganglion, and intracranial neurosurgical procedures.
  4. C. J. Woolf and M. Costigan, “Transcriptional and posttranslational plasticity and the generation of inflammatory pain,” Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, vol. 96, no. 14, pp. 7723–7730, 1999.
  5. G. E. Borodic and M. A. Acquadro, “The use of botulinum toxin for the treatment of chronic facial pain,” Journal of Pain, vol. 3, no. 1, pp. 21–27, 2002.
  6. M. A. Acquadro and G. E. Borodic, “Treatment of myofascial pain with botulinum A toxin,” Anesthesiology, vol. 80, no. 3, pp. 705–706, 1994.
  7. S. Aurora, “Botulinum toxin type A for the treatment of migraine,” Expert Opinion on Pharmacotherapy, vol. 7, no. 8, pp. 1085–1095, 2006.
  8. A. W. Klein, “The therapeutic potential of botulinum toxin,” Dermatologic Surgery, vol. 30, no. 3, pp. 452–455, 2004.
  9. S. Mense, “Neurobiological basis for the use of botulinum toxin in pain therapy,” Journal of Neurology, vol. 251, supplement 1, pp. 1–7, 2004.
  10. C. J. Woolf and R. J. Mannion, “Neuropathic pain: aetiology, symptoms, mechanisms, and management,” Lancet, vol. 353, no. 9168, pp. 1959–1964, 1999.
  11. S. M. Carlton, G. L. Hargett, and R. E. Coggeshall, “Localization and activation of glutamate receptors in unmyelinated axons of rat glabrous skin,” Neuroscience Letters, vol. 197, no. 1, pp. 25–28, 1995.
  12. P. L. Durham, R. Cady, R. Cady, and A. J. Blumenfeld, “Regulation of calcitonin gene-related peptide secretion from trigeminal nerve cells by botulinum toxin type A: implications for migraine therapy,” Headache, vol. 44, no. 1, pp. 35–43, 2004.
  13. D. E. Rapp, K. W. Turk, G. T. Bales, and S. P. Cook, “Botulinum toxin type a inhibits calcitonin gene-related peptide release from isolated rat bladder,” Journal of Urology, vol. 175, no. 3, pp. 1138–1142, 2006.
  14. A. Carruthers, K. Kiene, and J. Carruthers, “Botulinum a exotoxin use in clinical dermatology,” Journal of the American Academy of Dermatology, vol. 34, no. 5 I, pp. 788–797, 1996.
  15. J. Jankovic and M. F. Brin, “Therapeutic uses of botulinum toxin,” The New England Journal of Medicine, vol. 324, no. 17, pp. 1186–1194, 1991.
  16. C. J. Wu, Y. J. Lian, Y. K. Zheng, et al., “Botulinum toxin type A for the treatment of trigeminal neuralgias: results from a randomized, double-blind, placebo-controlled trial,” Cephalgia, vol. 32, no. 6, pp. 443–450, 2012.
  17.  E. Borodic and M. A. Acquadro, “The use of botulinum toxin for the treatment of chronic facial pain,” Journal of Pain, vol. 3, no. 1, pp. 21–27, 2002.
  18. G. E. Borodic, M. Acquadro, and E. A. Johnson, “Botulinum toxin therapy for pain and inflammatory disorders: mechanisms and therapeutic effects,” Expert Opinion on Investigational Drugs, vol. 10, no. 8, pp. 1531–1544, 2001.
  19. Ü. Türk, S. Ilhan, R. Alp, and H. Sur, “Botulinum toxin and intractable trigeminal neuralgia,” Clinical Neuropharmacology, vol. 28, no. 4, pp. 161–162, 2005.
  20. E. J. Piovesan, H. G. Teive, P. A. Kowacs, M. V. Della Coletta, L. C. Werneck, and S. D. Silberstein, “An open study of botulinum-A toxin treatment of trigeminal neuralgia,” Neurology, vol. 65, no. 8, pp. 1306–1308, 2005.
  21. C. Zúñiga, S. Díaz, F. Piedimonte, and F. Micheli, “Beneficial effects of botulinum toxin type a in trigeminal neuralgia,” Arquivos de Neuro-Psiquiatria, vol. 66, no. 3 A, pp. 500–503, 2008
  22. C. J. Wu, Y. J. Lian, Y. K. Zheng, et al., “Botulinum toxin type A for the treatment of trigeminal neuralgias: results from a randomized, double-blind, placebo-controlled trial,” Cephalgia, vol. 32, no. 6, pp. 443–450, 2012

Sobre El Autor

Somos el principal blog relacionado con el tema de la discapacidad en México. Nuestro equipo está formado por un grupo de especialistas en temas sociales y médicos; además de periodistas, técnicos especializados en ayudas, terapias, críticos de arte, así como, especialistas en accesibilidad. También, a través de este sitio informamos acerca de notas que incluyen invitaciones a nuestros lectores a participar en cursos, talleres o exposiciones del empleo accesible y otros.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.