El término miembro fantasma es el término utilizado a la ilusión de poseer aún una o más extremidades después de haber sido amputadas. El principal problema derivado de estas sensaciones fantasma es el rechazo para el empleo de una prótesis, disminuyendo la función y la calidad de vida de manera significativa en quienes presentan dicha manifestación.

Una amputación puede deberse a traumatismos, lesiones por armas, oclusiones arteriales, diabetes y/o como consecuencia de tabaquismo intenso, hipercolesterolemia o hipertensión arterial.

Causas: Las causas exactas por las que se generan la sensación fantasma aún no se conocen a ciencia cierta, pero una de ellas se centra en la actividad nerviosa periférica y de la médula espinal y la otra a nivel de la corteza cerebral.

Tratamiento: Para el manejo farmacológico del dolor fantasma se han realizado protocolos de tratamiento con diversos medicamentos como anticonvulsivos, opioides y antidepresivos, sin embargo, los resultados no han sido tan alentadores como se esperaba; también se ha empleado, sin buenos resultados, la toxina botulínica tipo A.

Terapia Física: Se han empleado una gran modalidad de terapias de las cuales aún no se genera la suficiente evidencia para su empleo; no obstante, la rehabilitación es un punto pivote para mejorar las condiciones de vida de quienes presentan miembro fantasma.

Avances científicos han permitido a la rehabilitación moderna emplear técnicas más novedosas como lo es la realidad virtual, la bio-retroalimentación (BioFeedback) y la terapia en espejo para el tratamiento del miembro fantasma.

Sobre El Autor

Médico Cirujano Militar con especialidad en Medicina de Rehabilitación y Alta Especialidad en Rehabilitación Pediátrica. Certificado por el Consejo Mexicano de Medicina de Rehabilitación Teléfonos: 5264 2324 y 5265 3000 ext 7100 Torre Consultorios H. Ángeles Roma. Dirección: Querétaro 62 Consultorio 105, Col. Roma Norte C.P, 06700, Del. Cuauhtémoc CDMX

Artículos Relacionados

Una Respuesta

  1. Válida sin barreras

    La sensación de sentir un brazo o pierna amputado es un hecho que se repite, sobre todo, tras los primeros meses o años de la intervención. Lamentablemente, no es algo que se pueda solucionar rápidamente, sino que requiere de un esfuerzo diario y mucha fuerza de voluntad para adaptarse a la nueva situación. \r\nFelicidades por un gran post 🙂

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.