Para las personas con diabetes, tomar medicamentos y controlar su nivel de azúcar en sangre forma parte su ritmo de vida cotidiano. Sin embargo, según una nueva investigación de Mayo Clinic, es probable que más de 2.3 millones de pacientes adultos en los Estados Unidos reciban un tratamiento demasiado intensivo. Esto ha generado miles de visitas al departamento de emergencias y hospitalizaciones potencialmente prevenibles por hipoglucemia (nivel bajo de azúcar en sangre).

El equipo del estudio, dirigido por la Dra. Rozalina McCoy, endocrinóloga y médica de atención primaria de Mayo Clinic, trató de identificar las implicaciones en el mundo real del tratamiento intensivo para reducir la glucosa en ese país. Los investigadores encontraron que cuando los pacientes reciben más medicación de la requerida en función de su nivel de hemoglobina A1C, no solo era común allá, sino que también contribuyó directamente a cuatro mil 774 hospitalizaciones y cuatro mil 804 visitas al departamento de urgencias en un período de dos años. Los hallazgos fueron publicados en línea el 15 de agosto en Mayo Clinic Proceedings.

“Es importante destacar que estos números son una gran subestimación del verdadero alcance de los eventos hipoglucémicos inducidos por el tratamiento excesivo”, dice la Dra. McCoy.

Existen muchas razones por las cuales las personas con diabetes pueden presentar hipoglucemia. Las personas que tienen múltiples afecciones crónicas, que son mayores, tienen diabetes tipo 1 o reciben tratamiento con medicamentos como insulina o sulfonilureas son quienes corren el mayor riesgo.

“Si bien algunos episodios de hipoglucemia pueden ser inevitables, especialmente si a estos los causan factores de riesgo no modificables, como la necesidad de terapia con insulina, otros pueden prevenirse, como en el caso del tratamiento excesivo”, afirma.

“En un estudio anterior, separamos el efecto del tratamiento excesivo de otros factores de alto riesgo y demostramos que era un factor independiente significativo para los eventos de hipoglucemia”, dice la Dra. McCoy. “En este estudio, queríamos obtener más información sobre el alcance nacional de esos eventos relacionados con el tratamiento excesivo”.

“Dado que no hay datos en todo Estados Unidos sobre cuántos eventos de hipoglucemia se pueden evitar si los pacientes reciben un tratamiento menos intensivo, tuvimos que calcular cuántos estadounidenses son tratados de esa forma”, continúa la Dra. McCoy. “Luego, usamos los datos del estudio anterior, junto con estos nuevos datos, para estimar la cantidad de visitas al departamento de emergencias relacionadas con la hipoglucemia y las hospitalizaciones probablemente causadas por el tratamiento excesivo”.

La elevación persistente en los niveles de glucosa en sangre aumenta el riesgo de complicaciones por la diabetes, como enfermedades cardiovasculares, retinopatía (enfermedad ocular), nefropatía (enfermedad renal) y neuropatía. Los medicamentos que disminuyen la glucosa reducen estos riesgos, pero los planes de tratamiento deben ser individualizados y basarse en pruebas, dice la Dra. McCoy.

“La hipoglucemia, o nivel bajo de glucosa en sangre, es uno de los efectos adversos graves más comunes del tratamiento para la diabetes”, dice la Dra. McCoy. “La hipoglucemia grave, definida por la necesidad de que otra persona ayude al paciente a tratar y finalizar su efecto, se asocia con un mayor riesgo de muerte, enfermedad cardiovascular, deterioro cognitivo, caídas y fracturas, y mala calidad de vida”.

Siguientes pasos

Tradicionalmente, las sociedades profesionales y los organismos reguladores se centraron principalmente en reducir el tratamiento insuficiente y controlar la hiperglucemia (nivel alto de azúcar en sangre). La Dra. McCoy espera ver un cambio que también incluya abordar y prevenir el tratamiento excesivo y la hipoglucemia.

“Necesitamos alinear los regímenes de tratamiento y los objetivos con la situación clínica, el estado de salud, la situación psicosocial y la realidad de la vida cotidiana de cada paciente para garantizar que la atención sea coherente con sus objetivos, preferencias y valores”, dice.

Si el sistema de atención de la salud pasara de estar centrado en las enfermedades -y concretamente para la diabetes, basado en la glucosa- a centrarse más en las personas, ella cree que será menos dañino, y dará lugar a mejores resultados para los pacientes y menos carga que suponga el tratamiento.

Para los pacientes con diabetes, afirma, “esto incluye la desintensificación y simplificación del tratamiento como medio para reducir la hipoglucemia, el paciente polimedicado y la carga que supone el tratamiento”.

Sobre El Autor

Somos el principal blog relacionado con el tema de la discapacidad en México. Nuestro equipo está formado por un grupo de especialistas en temas sociales y médicos; además de periodistas, técnicos especializados en ayudas, terapias, críticos de arte, así como, especialistas en accesibilidad. También, a través de este sitio informamos acerca de notas que incluyen invitaciones a nuestros lectores a participar en cursos, talleres o exposiciones del empleo accesible y otros.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.