La densitometría ósea emplea una dosis baja de rayos X para medir de forma rápida y no invasiva la cantidad de calcio y otros minerales presente en un segmento de hueso, que normalmente es de la cadera y de la columna vertebral.  Si se observa una disminución en la densidad mineral ósea, los resultados de este estudio permiten determinar el riesgo de sufrir fracturas, así como diagnosticar y controlar el avance de la osteoporosis

La mayoría de las personas jóvenes y sanas no necesitan someterse a una densitometría ósea. Sin embargo, a medida que se avanza en edad, el riesgo de osteoporosis aumenta porque la densidad ósea tiende a disminuir con el envejecimiento, por tanto el estudio es recomendable después de los 65 años, sobre todo en mujeres, precisa Jeremiah Long, especialista de Radiología Diagnóstica de Mayo Clinic. 

El Grupo de Trabajo sobre Servicios Preventivos de Estados Unidos no recomienda hacer densitometrías de rutina en los hombres, porque corren bajo riesgo de sufrir fracturas gracias a su mayor masa ósea y a que pierden hueso a menos velocidad que las mujeres. Además, la evidencia no es concluyente respecto a que los medicamentos contra la osteoporosis prevengan fracturas en el sexo masculino

Los hombres de 50 a 69 años y las mujeres menores de 65 años podrían hacerse una densitometría ósea si tienen factores de riesgo para osteoporosis, tales como antecedentes familiares de la enfermedad o historial de facturas. Otro factor de riesgo es tomar ciertos fármacos que interfieren con el proceso corporal de restauración ósea. Entre los ejemplos de esos medicamentos están los esteroides, como la prednisona, y los inmunosupresores, como los que se administran después de un trasplante de órgano o médula ósea

Las personas de más de 50 años que han sufrido alguna fractura ósea y quienes han perdido 4 cm (1.5 pulgadas) o más de estatura posiblemente requieran una densitometría ósea para detectar osteoporosis, comenta Jeremiah Long, especialista de Radiología Diagnóstica de Mayo Clinic. 

Los resultados de la densitometría ósea se muestran con una medida conocida como “puntaje T”. Un puntaje T de menos 1 o más alto se considera normal. Uno menor a 2.5 o más bajo se considera osteoporosis. El rango existente entre normalidad y osteoporosis se considera osteopenia, afección en la que la densidad ósea es menor a lo normal y pone a la persona en mayor riesgo para la enfermedad. La osteopenia también aumenta el riesgo de sufrir fracturas óseas. 

A medida que la edad avanza, hay cosas que se pueden hacer para mantener sanos los huesos. El ejercicio es importante, pero se debe incluir una combinación de ejercicios físicos, como caminar, trotar, correr o subir escaleras. Alimentación sana y una ingesta correcta de calcio y vitamina D. Si fuma, deje de hacerlo, porque los estudios dicen que el consumo de tabaco contribuye al debilitamiento de los huesos.

De igual manera, consumir más de dos bebidas alcohólicas diarias aumenta el riesgo de osteoporosis, posiblemente debido a que el alcohol interfiere con la capacidad corporal de absorción del calcio, advierte la especialista de Radiología Diagnóstica de Mayo Clinic.

Sobre El Autor

Somos el principal blog relacionado con el tema de la discapacidad en México. Nuestro equipo está formado por un grupo de especialistas en temas sociales y médicos; además de periodistas, técnicos especializados en ayudas, terapias, críticos de arte, así como, especialistas en accesibilidad. También, a través de este sitio informamos acerca de notas que incluyen invitaciones a nuestros lectores a participar en cursos, talleres o exposiciones del empleo accesible y otros.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.