Cada día son más las personas que se interesan por dejar los anteojos y buscan diferentes alternativas para evitar su uso.

Para conocer cuál es la mejor opción en cada caso, es indispensable visitar a un oftalmólogo quien, posterior a una revisión oftalmológica completa, podrá orientarlo hacia la mejor opción.

LA VALORACIÓN OFTALMOLÓGICA DEBERÁ INCLUIR:

    • Historia clínica completa que proporcione antecedentes, actividades y necesidades visuales de los pacientes.
    • Examen de agudeza visual, que determina cuánto ve el paciente y cuánto mejora su visión con corrección.
    • Refracción ocular, el cual es un estudio con en el que obtenemos el valor dióptrico del estado refractivo de un ojo, es decir es un estudio que nos proporciona la medida que produce la mejor calidad visual.
    • Biomicroscopía, se realiza con un microscopio especial llamado Lámpara de Hendidura que nos permite observar las estructuras oculares completas y ampliar las imágenes para valorar y diagnosticar oportunamente.
    • Paquimetría es el estudio que por medio de ultrasonido determina el espesor corneal.
    • Queratometría mide los radios de curvatura de la superficie corneal.
    • Topografía corneal es una herramienta diagnóstica computarizada que crea un mapa tridimensional de la córnea. Este estudio proporciona datos corneales de suma importancia en las decisiones terapéuticas.
    • Tonometría ocular, es un estudio que mide la presión intraocular la cual es diferente a la presión arterial, lo normal es tener de 10-20 mmHg. de presión ocular.
    • Fondo de ojo, este es un estudio que requiere dilatación pupilar para obtener la valoración de la retina y el nervio óptico.

Una vez que el oftalmólogo tiene todos los datos necesarios podrá sugerir la mejor opción en cada paciente.

Los pacientes que se encuentran en condiciones óptimas, que su agudeza visual mejora con corrección, que la córnea tiene las características adecuadas, que desean un método definitivo para prescindir de los anteojos sin tener que colocar lentes de contacto diariamente o proporcionar los cuidados que se requieren para tener en buenas condiciones sus lentes de contacto, podrán tomar la decisión de una cirugía refractiva con Láser Excimer.

De acuerdo con las características de cada paciente, el cirujano determinará cuál es la técnica apropiada para cada uno. (LASIK, LASEK, PRK, PTK, etc.) En cada caso el cirujano deberá explicar la técnica seleccionada y el pronóstico visual esperado.

La Cirugía Refractiva a lo largo de su evolución ha demostrado ser una técnica altamente segura, proporciona una mejoría visual notable a unas cuantas horas de su realización, proporciona de inmediato una mejoría en la calidad de vida, es precisa y definitiva.

Los pacientes a las 24 hrs. del procedimiento pueden regresar a sus actividades cotidianas, salvo algunas cuantas actividades deportivas, acuáticas y de contacto que requieren reposo por un mes, aproximadamente.

Es muy importante que estos procedimientos sean realizados por Cirujanos Oftalmólogos con experiencia.

Los lentes de contacto son una excelente alternativa para algunos pacientes que no pueden someterse a un procedimiento quirúrgico.

No todos los pacientes tienen las características apropiadas para la realización de una cirugía refractiva o tienen alguna condición patológica que les impide el procedimiento, como el Queratocono, que es una patología donde la córnea tiene una forma cónica, y adelgazada. También en pacientes que tienen actividades de alto riesgo como policías, militares, atletas de deportes extremos, o que vivan en condiciones de riesgo de contacto o alto impacto y en personas menores de 18 años que aún no tienen estabilidad refractiva; es decir, que su graduación varía periódicamente y que no pueden someterse todavía a un procedimiento quirúrgico.

Tanto la adaptación como los materiales y la tecnología en los lentes de contacto han evolucionado importantemente en los últimos años. Existe una gran gama de posibilidades para cada paciente. Nuevamente dependiendo de las características de cada individuo, deberá adaptarse un lente de contacto específico con condiciones personalizadas.

Existen lentes de contacto rígidos de gas permeable y lentes de contacto blandos de hidrogel con alto o bajo contenido de agua.

Los lentes de contacto se seleccionan también dependiendo del tiempo de uso: diario, prolongado, de remplazo frecuente o desechable.

Pueden tener un uso terapéutico, diagnóstico o cosmético.

Tanto la cirugía refractiva como el uso de lentes de contacto requieren de una valoración adecuada en una institución de prestigio realizada por un oftalmólogo con experiencia. Es necesario que el paciente reciba toda la información y las opciones terapéuticas que tiene para tomar una elección bien informada y un manejo apropiado en manos expertas.

Sobre El Autor

La Doctora Muñoz es cirujana oftalmóloga especialista, egresada de la Universidad Anáhuac con especialidad en el Hospital Central Militar.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

  1. Manuel M. Velázquez

    El artículo escrito por la Dra Nancy Muñoz Rapp es preciso en la información proporcionada, accesible por la claridad de su contenido, muy conveniente y convincente para quien desea dejar de utilizar lentes. Habrá que acudir a consultarla ya que su experiencia en éstos tratamientos es amplia y con excelentes resultados..

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.