Los padres depositan en los hijos todas sus ilusiones. Conforme los ven crecer imaginan el futuro que tienen por delante, los lugares que visitarán juntos, los juegos compartidos y lo que aprenderán a lo largo de su vida.

 

Después de que los padres reciben un diagnóstico de discapacidad intelectual de su hijo o hija, es común que piensen que no quedan esperanzas. Sin embargo, en esos momentos difíciles es más importante que nunca conservar las ilusiones e informarse para tomar la decisión adecuada ya que ellos podrían vivir todo aquello que alguna vez soñaron si a estos jóvenes se les proporciona educación y cuidados específicos.

 

A través de un programa de vida Independiente, CADI (Capacitación y Desarrollo Integral A.C.) imparte una educación adecuada para ellos, cubriendo sus necesidades y exigencias,  brindándoles la oportunidad de ser productivos y autosuficientes.

 

Las instalaciones de CADI comprenden tres edificios ubicados en  15,000 metros cuadrados de terreno, construidos especial y totalmente para la atención de personas con discapacidad intelectual, además de un área de capacitación laboral y producción industrial donde se les prepara para la vida productiva. Pero, sobre todo, cuentan con personal especializado para la educación y capacitación de los alumnos.

 

Su misión es proporcionar a estos jóvenes y adultos la oportunidad de mejorar su calidad de vida mediante una formación integral que incluya educación, trabajo e inclusión en la comunidad.

 

 

¿Cómo saber sí nuestro hijo requiere de una educación especial?

Hay varias señales que pueden indicar un problema de discapacidad intelectual. Por ejemplo, ellos pueden ser dispersos, obtener continuamente bajas calificaciones o presentar dificultades para leer y escribir. Si bien, estos signos pueden ser normales en algunos niños, en otros pueden ser la señal de alarma de problemas más graves que a menudo rechazamos por miedo a enfrentarlos. Esto último es indudablemente lo peor que podemos hacer por nuestros hijos.

 

No nos desentendamos del problema. Podemos contribuir de manera muy importante a la felicidad y estabilidad de nuestros hijos con discapacidad intelectual si les proporcionamos los elementos que requieren para superarse y en CADI esto es posible. Pensemos en el futuro que queremos darles y trabajemos juntos para crecer como familia y mejorar sus oportunidades de vida. Ellos pueden y merecen vivir como cualquiera de nosotros.

 

¿Cómo enseñan  a vivir en CADI?

Algunas actividades cotidianas, como ir de compras, llevar el gasto de la casa o transportarnos por nuestra cuenta, son tan fáciles para nosotros que ni siquiera pensamos en ellas. Sin embargo, para las personas con discapacidad intelectual son mucho más difíciles y les toma más tiempo aprenderlas.

En CADI se brinda educación en áreas académico-prácticas a personas con discapacidad intelectual para facilitar su integración a la sociedad, aumentar su productividad y mejorar su calidad de vida.

Su programa de vida independiente comprende diversas áreas de desarrollo tales como:

  • Integración a la comunidad
  • Manejo de la Economía del Hogar
  • Lectura
  • Escritura
  • Aritmética básica
  • Manejo del dinero
  • Capacitación y Formación Laboral entre otras.

 

Además cuentan con un Área de Residencia que funciona 24 horas al día durante los 365 días de año, donde aquellos alumnos que han alcanzado cierto nivel de autosuficiencia pueden poner en práctica las habilidades adquiridas.

En CADI se trabaja para crear un futuro mejor para ellos. Con ayuda de los padres logran que crezcan y realicen diferentes labores, como administrar un presupuesto doméstico o cumplir con las expectativas de un empleo.

 

Construyendo juntos un gran futuro

Cuando una familia desea que su hijo ingrese a CADI, se solicita  una entrevista con el Departamento de Admisiones, el cual recaba la información necesaria para elaborar una historia clínica. Posteriormente se realiza una evaluación y se establece un  pronóstico.

En caso de que el solicitante no sea un candidato viable para iniciar el programa de vida independiente, se orienta a su familia y se canaliza hacia otras instituciones especializadas que puedan ayudarlo.

Los programas de vida independiente  han demostrado desde hace varios años, tanto en México como en otros países, que una persona con discapacidad intelectual puede adaptarse al mundo social y laboral, disfrutar de un futuro independiente y, en algunos casos, establecer una relación de pareja y/o matrimonio.

En CADI te pueden ayudar a planear y construir una vida cotidiana, como la de todos.

 

 

Entérate más:

Si necesitas más información puedes dirigirte a: Visita su página web aquí o comunícate a los teléfonos: (5877-1721) (5877-3272) (5294-1229)

Sobre El Autor

Somos el principal blog relacionado con el tema de la discapacidad en México. Nuestro equipo está formado por un grupo de especialistas en temas sociales y médicos; además de periodistas, técnicos especializados en ayudas, terapias, críticos de arte, así como, especialistas en accesibilidad. También, a través de este sitio informamos acerca de notas que incluyen invitaciones a nuestros lectores a participar en cursos, talleres o exposiciones del empleo accesible y otros.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.