Entrevista imaginaria al Capitán James Garfio, personaje del libro Peter Pan por J.M. Barrie.

\r\n

A principios del siglo XX, James Matthew Barrie, mejor conocido como J.M. Barrie, desarrolló una de las historias fantásticas más importantes en la historia de la literatura universal: Peter Pan.

\r\n

Abrí la ventana de mi habitación, dirigí mi vista hacia el estrellado cielo; lo pensé un poco y decidí lanzar polvo de hada encima de mi cabeza. Emprendí el vuelo hacia la segunda estrella a la derecha y todo seguido hasta el amanecer. Ahí conoceré el país de Nunca Jamás.

\r\n

Al recorrer las nubes avisto una isla magnífica, con costas mágicas, lagunas en las que veo a las sirenas chapotear de un lado a otro, árboles gigantes en los que viven las hadas que vuelan cada vez más alto, pero también veo un barco bastante grande y sombrío, lo cual me indica que es momento de descender para hablar con el contramaestre de tan escalofriante barco.

\r\n

Ya en la popa me topo con un pirata que reconozco de inmediato: el bondadoso Smee que me da la bienvenida mientras limpia sus lentes con el borde de su camisa, indicándome el camino para encontrar por fin a su jefe.

\r\n

La cabina donde James Garfio se encuentra, está casi a oscuras y sólo un débil rayo de luz entra entre los tablones de madera que formaban el techo. Se mantuvo en silencio, únicamente se escuchaba la marea, cuando de pronto se alcanzaron a oír un par de pasos y el crujir de la madera.

\r\n

Finalmente Garfio gesticuló una gran sonrisa y como todo un caballero inglés me invitó a tomar asiento y un poco de té, actitud muy rara para un pirata tan temido y percibí que era el momento oportuno para dar inicio a mi entrevista.

\r\n

Capitán, ¿podría contarme un poco sobre su vida?

\r\n

Verás, mi nombre es James y me conocen como Garfio. Me es imposible revelarles mi verdadero nombre, ya que si lo hago todo el mundo quedaría totalmente impactado.

\r\n

Durante mi juventud asistí a la mejor universidad en Inglaterra, soy un gran caballero y hombre de sociedad. Como habrás notado, para mí lo más importante es la educación y la cortesía, y constantemente me cuestiono sobre la educación de los que me rodean.

\r\n

Por ello mismo no es de sorprender que mi odio a Peter Pan sea tan grande. Ese niño que clama ser la juventud y la alegría me hace rabiar siendo tan vanidoso y presumido, siempre pavoneándose en el aire. Eso es demasiado descortés según como yo he sido educado.

\r\n

\r\n

¡Bah! es difícil encontrar a gente con educación y porte en esta isla.

\r\n

\r\n

¿Y esa es la única razón de su odio a Peter Pan, Capitán?

\r\n

¡Por supuesto que no! ese niño le dio mi mano derecha a un cocodrilo. Ese bribón consiguió que gracias a mi suculento sabor, ese cocodrilo fuera mi condena, persiguiéndome a donde quiera que voy sólo para probar un poco más de mi pellejo.

\r\n

Lo curioso es que ese cocodrilo también se ha tragado un reloj, y cada vez que se acerca me alerta con su tic-toc, poniéndome los nervios de punta.

\r\n

Si te soy sincero, no me molesta haberme quedado sin mi mano. He sido fuerte al respecto y he logrado desempeñarme en el fino arte del uso del garfio de hierro, añadiendo mis innatas habilidades de espadachín.

\r\n

\r\n

¡No por nada me he convertido en el ÚNICO pirata a quien Long John Silver ha temido y en el mejor capitán del Jolly Roger!

\r\n

\r\n

De pronto, el rostro del capitán cambió y con un movimiento de garfio hizo que dos miembros de su tripulación me sacaran cargando. La entrevista había sido muy corta, pero no quería cuestionar al archienemigo de Peter Pan (más aun cuando conocía sobre lo cruel que era con quien le desobedecía).

\r\n

Pero a pesar de ello, detrás del duro gesto de este caballero, existe en él un poco de bondad que le invita a ser una buena persona y un buen pirata, ansioso de tener una madre que le cuente cuentos y no de sólo lograr sus egoístas objetivos.

\r\n

Ahora no puedo decir que me gustaría regresar a mi hogar, ya que aún queda el efecto de los polvos de hadas y aún no soy tan viejo para haber olvidado como volar. Así que después de conocer al pirata más famoso del país de Nunca Jamás, todavía tengo muchas aventuras que vivir por aquí antes de volver a la ventana de mi casa que de seguro permanecerá abierta.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.