¿Qué es la Hiperhidrosis?

Los seres humanos tenemos la capacidad de regular la temperatura corporal a través de la emisión de sudor. Al hecho de sudar de un modo excesivo, más allá de lo que las necesidades de nuestro cuerpo lo requieren se le conoce como Hiperhidrosis. La hiperhidrosis primaria (aquella que es de causa desconocida) ocurre hasta en un 3% de la población en general, trayendo a quienes la presentan múltiples consecuencias médicas, emocionales y psicosociales; en casos graves puede ser una causa importante de discapacidad ocupacional, física y psicológica (1).

 

¿En qué zonas del cuerpo se presenta la hiperhidrosis?

Generalmente se presenta en los sitios del cuerpo con una mayor cantidad de glándulas sudoríparas, las cuales son un tipo de glándulas exocrinas que se encargan de excretar el sudor. Estas zonas suelen estar localizadas en las axilas, en las palmas de las manos, las plantas de los pies y menos frecuentemente en la cara (1,2,3).

 

¿A qué se debe la hiperhidrosis?

La hiperhidrosis puede ser primaria o secundaria; en la primaria no se conoce la causa que genera la sudoración excesiva, mientras que en la secundaria existe de manera simultánea un mecanismo que está dando origen al síntoma que bien puede ser una enfermedad coexistente o algún fármaco que esté siendo administrado al paciente en ese momento.

La Hiperhidrosis primaria, aunque no se conoce su causa exacta, se ha asociado a alteraciones genéticas que originan cierta disfunción en los mecanismos neurológicos que regulan la excreción del sudor. Por otro lado, la Hiperhidrosis secundaria puede ser una de varias manifestaciones de enfermedades endócrinas, metabólicas, neoplásicas y del sistema nervioso central y/o autónomo. También se ha descrito como parte de los efectos secundarios que generan algunos fármacos y la ingesta de varias toxinas. (1)

 

¿Debo acudir con un médico si tengo hiperhidrosis?

Definitivamente. Una persona con hiperhidrosis debe ser abordada por un médico con experiencia en el área ya que como fue mencionado anteriormente, la hiperhidrosis puede ser la consecuencia de un padecimiento subyacente. El médico, tras realizar una historia clínica completa, debe buscar la causa de la sudoración excesiva. En el caso de que se sospeche de Hiperhidrosis primaria, existen criterios clínicos que nos permiten determinar si ese es el caso. Cuando se trata de Hiperhidrosis primaria, no existe alguna prueba de laboratorio confirmatoria a diferencia de la forma secundaria en la que encontramos una infinidad de estudios que pueden ser indicados dependiendo del padecimiento de origen que sea sospechado. (2)

Criterios diagnósticos para el diagnóstico de la Hiperhidrosis primaria:

  • Sudoración excesiva en palmas, plantas, axilas o región facial de al menos 6 meses de duración sin causa identificable u obvia.
  • A causa de la sudoración se encuentran limitadas las actividades de la vida diaria.
  • La sudoración excesiva está presente en ambos lados del cuerpo y afecta al menos una zona.
  • Edad de inicio antes de los 25 años de edad.
  • La sudoración excesiva se interrumpe o desaparece durante las horas de sueño.
  • Historia familiar positiva (algún miembro de la familia presenta o presentó el mismo problema).

Si el primer criterio es positivo al igual que al menos dos de los siguientes, se tiene el diagnóstico de Hiperhidrosis primaria (3).

 

¿Existe alguna escala clínica para medir la magnitud de la hiperhidrosis?

Sí y una de las más empleadas es la Escala de Severidad de la Hiperhidrosis (Hyperhidrosis Disease Severity Scale) la cual mide la percepción del paciente acerca de la cantidad de sudor y de las limitaciones que encuentra en su vida diaria como consecuencia. (3)

 

Datos Subjetivos Calificación Interpretación Clínica
Mi sudoración es imperceptible y nunca afecta mis actividades diarias. 1 Leve
Mi sudoración es tolerable, pero afecta en ocasiones mis actividades diarias. 2 Moderada
Mi sudoración es poco tolerable y frecuentemente afecta mis actividades diarias. 3 Severa
Mi sudoración es intolerable y siempre afecta mis actividades diarias. 4 Severa

 

¿Qué tratamientos existen para el control de la hiperhidrosis?

Para el manejo de la hiperhidrosis, los tratamientos disponibles hasta el momento pueden ser quirúrgicos o no quirúrgicos. La cirugía generalmente se reserva para casos graves que no responden a los tratamientos no quirúrgicos; estos últimos incluyen tratamientos tópicos, sistémicos y procedimientos locales como lo es la infiltración subdérmica de Toxina botulínica tipo A.

 

¿Cómo actúa la Toxina botulínica tipo A en la hiperhidrosis?

El efecto de la Toxina botulínica tipo A radica principalmente en bloquear los estímulos nerviosos que estimulan la secreción de sudor por parte de las glándulas sudoríparas. La aplicación de este biológico se realiza a través de pequeñas inyecciones subdérmicas en las zonas de mayor excreción de sudor. En diversos estudios de ha comprobado que tiene una eficacia de hasta el 84% en la disminución de sudor y de hasta un 100% en la satisfacción de los pacientes en quienes se realizó este procedimiento.

 

 

Referencias:

  1. Lakraj AA,Moghimi NJabbari B. Hyperhidrosis: anatomy, pathophysiology and treatment with emphasis on the role of botulinum toxins. Toxins. 2013 Apr 23; 5(4):821-40.
  2. Doft MA,Hardy KLAscherman JA. Treatment of hyperhidrosis with botulinum toxin. Aesthet Surg J. 2012 Feb; 32(2):238-44.
  3. Walling HW,Swick BL.Treatment options for hyperhidrosis. Am J Clin Dermatol. 2011 Oct 1;12(5):285-95.

 

Sobre El Autor

Médico Cirujano Militar con especialidad en Medicina de Rehabilitación y Alta Especialidad en Rehabilitación Pediátrica. Certificado por el Consejo Mexicano de Medicina de Rehabilitación Teléfonos: 5264 2324 y 5265 3000 ext 7100 Torre Consultorios H. Ángeles Roma. Dirección: Querétaro 62 Consultorio 105, Col. Roma Norte C.P, 06700, Del. Cuauhtémoc CDMX

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.