“La minoría más amplia del mundo”, es así como la Organización de las Naciones Unidas señala a las personas con discapacidad (PCD). Los principales factores radican en que suelen tener menos oportunidades económicas, peor acceso a la educación y tasas de pobreza más altas, bajo acceso a la información o al transporte, además de la discriminación social y la falta de legislación adecuada para proteger a los discapacitados[1].

Este año, el lema del Día Internacional de las Personas con Discapacidad es empoderar a las personas con discapacidad y garantizar la integración e igualdad. La Agenda 2030 se compromete a “no dejar a nadie atrás”.

Los datos no son favorables. En el mundo, de acuerdo con la ONU, más de mil millones de personas sufren algún tipo de discapacidad; de los cuales 80% vive en los países en desarrollo. En México, según datos del INEGI, el 10% de la población tiene algún tipo de discapacidad, esta cifra asciende a 12,033,653 de personas, de las cuales únicamente el 30% tiene un empleo formal.

En México existe una falsa percepción de que las personas con discapacidad no pueden realizar actividades productivas y/o laborales, lo que fomenta estereotipos dentro de los mercados laborales, limitando así derechos, capacidades y su desarrollo profesional.

El motivo de que esta sea la fecha elegida tiene que ver con la culminación del Decenio de las Naciones Unidades para las Personas con Discapacidad, que arrancó en 1983 y culminó en 1992. El motivo de este equipo de trabajo estaba centrado en el Programa de Acción Mundial para las Personas con Discapacidad, que fue aprobado por la Asamblea de las Naciones Unidas un 3 de diciembre de 1982, de ahí que sea esta fecha que se ha elegido para poner de relieve las necesidades especiales de estas personas que forman parte importante de la sociedad.

Desde la ONU identifican la discapacidad con una condición que afecta a un grupo o a un individuo y que tiene relevancia en su vida y en su día a día. Se utiliza para determinar ciertas discapacidades tanto físicas como mentales, como pueden ser cognitivas, intelectuales, sensoriales, mentales o en forma de enfermedad crónica.

A día de hoy, las investigaciones demuestran que las personas que sufren algún tipo de discapacidad tienen menos oportunidades económicas. Es decir, no tienen tantas oportunidades laborales como un individuo que no sufre alguna clase de deficiencia de este tipo.

Además, este tipo de personas sufre un menor acceso a la educación y vive con una tasa de pobreza más elevada que la media, de ahí que sea principal y muy necesario ofrecerle mayores servicios y un trato especial.

Según se ha descubierto, esta falta de acceso a servicios mínimos provoca que tengan más problemas vitales para el transporte, el acceso a la información, a la educación y formación y a la posibilidad de tener una vida plena.

En definitiva, este día trata de poner de relieve los derechos de las personas con discapacidad y de la necesidad de hacer un esfuerzo entre todos para que puedan tener una vida digna con servicios necesarios para ellos y que seamos capaces de proteger y defender sus derechos, tanto como personas que no sufren deficiencia alguna, y otros especiales para ellos por su condición y su indefensión.

[1] Día Internacional de las Personas con Discapacidad. 3 de diciembre. http://www.un.org/es/events/disabilitiesday/

Sobre El Autor

Somos el principal blog relacionado con el tema de la discapacidad en México. Nuestro equipo está formado por un grupo de especialistas en temas sociales y médicos; además de periodistas, técnicos especializados en ayudas, terapias, críticos de arte, así como, especialistas en accesibilidad. También, a través de este sitio informamos acerca de notas que incluyen invitaciones a nuestros lectores a participar en cursos, talleres o exposiciones del empleo accesible y otros.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.