Durante la época de otoño-invierno, nuestro cuerpo está expuesto a factores como la contaminación ambiental, la calefacción y el frío, condiciones que generan un aumento en los requerimientos de agua del organismo. Nuestra piel se reseca y nos volvemos más vulnerables a sufrir infecciones de las vías respiratorias.

Para mantenerte bien hidratado en esta época, es recomendable ingerir con regularidad agua simple y complementar el consumo con otros líquidos como tés e infusiones. Ana María Villarreal Yanes, nutrióloga especialista en hidratación de Nestlé Waters, destaca las siguientes recomendaciones a considerar para mantenernos correctamente hidratados durante esta etapa del año. 

Aprende a mantener una adecuada hidratación por edades

Niños

Los niños entre 4 y 8 años de edad necesitan consumir de 1.5 a 1.8 litros de agua todos los días. El agua simple debe ser su principal fuente de hidratación, complementándola con otras opciones como tés o infusiones preparadas con frutas naturales y sin azúcar.

Adultos

Es recomendable que los adultos consuman 2 litros de agua al día y durante la época de frío este parámetro debe continuar, de esta manera el organismo puede mantenerse saludable y eficiente para que podamos realizar las actividades cotidianas.

Adultos mayores

Los adultos mayores son más susceptibles a quedarse en casa durante el invierno; por ello, es importante que tengan al alcance botellas de agua que les recuerde constantemente que deben mantenerse bien hidratados. A mayor edad, el cuerpo pierde la capacidad de detectar la sed, por eso es recomendable complementar la hidratación con sopas o caldos que aporten agua adicional.

Algunas recomendaciones para tener una hidratación saludable:

o   El agua es la fuente más importante de hidratación, pero los tés, infusiones, sopas y caldos con verduras y otras bebidas calientes pueden complementar los requerimientos diarios de líquidos.

o   Cuando salgas de casa lleva contigo una botella de agua, esto facilitará que puedas tomarla frecuentemente.

o   Durante la noche, procura tener botellas o vasos de agua cerca de tu cama para que puedas beberla si tienes necesidad de hacerlo.

o   Marca horarios en tu agenda para hacer una pausa en tus actividades y reponer el agua que el cuerpo ha utilizado.

o   Asegúrate que la mochila de los pequeños lleve una botellita con agua y, de preferencia, que esté a temperatura ambiente.

o   Programa alarmas a lo largo del día o coloca recordatorios en el refrigerador para tener en cuenta cuándo es momento de tomar agua.

o   Sobre todo, evita la sensación de sed, la cual es señal de que le falta agua a tu cuerpo.

Sobre El Autor

Somos el principal blog relacionado con el tema de la discapacidad en México. Nuestro equipo está formado por un grupo de especialistas en temas sociales y médicos; además de periodistas, técnicos especializados en ayudas, terapias, críticos de arte, así como, especialistas en accesibilidad. También, a través de este sitio informamos acerca de notas que incluyen invitaciones a nuestros lectores a participar en cursos, talleres o exposiciones del empleo accesible y otros.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.